El martirio de san mauricio y la legión tebana

El martirio de san mauricio y la legión tebana

Wikipedia

San Mauricio Tebano (llamado Morris en inglés, Maurice en francés y Moritz en alemán) es un santo cristiano. Era el comandante de la legendaria Legión Tebana[1]​ y murió martirizado a finales del siglo III.
La Legión Tebana, integrada solo por cristianos procedentes de Egipto, recibió órdenes de partir hacia Galia para auxiliar al emperador Maximiano contra la revuelta bagauda.[2]​ Aunque combatieron valientemente, rehusaron obedecer la orden imperial de perseguir a los cristianos, por lo que fueron diezmados. Al negarse por segunda vez, todos los integrantes de la Legión Tebana fueron ejecutados. El lugar en que supuestamente tuvieron lugar estos hechos, conocido como Agaunum, es ahora la sede de la abadía de Saint Maurice, en el cantón suizo de Valais.
Esta es la versión más antigua de la historia del martirio de la Legión Tebana, de acuerdo con la carta que Euquerio, obispo de Lyon (c. 434–450) dirigió al también obispo Salvio. En otras versiones varía la causa del martirio, y los legionarios son ejecutados por negarse a hacer sacrificios a los dioses romanos.

legión tebana

Desgraciadamente para El Greco, el cuadro más importante de la colección escurialense no sería del agrado de Felipe II, que, tras pagárselo, decidió que no se colgara en uno de los altares laterales de la iglesia de El Escorial, tal y como estaba previsto. Y es que, calculando equivocadamente los deseos del monarca, El Greco hizo un cuadro para ver y meditar, una obra exquisita para un buen catador de pintura. Pero Felipe II, un hombre entendido y nada pudibundo en cuestiones artísticas, era también un profundo creyente de mentalidad típicamente contrarreformista y quería (puesto que el cuadro era para la iglesia y no para las salas del palacio) una obra clara y accesible, capaz de llegar rápidamente al corazón de todos.
Otro elemento que llama poderosamente la atención son los tres personajes de aspecto decididamente moderno tras el grupo principal, entre San Mauricio y San Exuperio y arropados en cierto modo por el estandarte. Sobremontados por otro con casco y varias picas, hacen pensar en El Expolio a la vez que constituyen un virtual anticipo de El Entierro del Conde de Orgaz. La introducción de personajes vestidos a la moderna, con claro aire de retratos y mirando fijamente al espectador, era un recurso habitual de la pintura italiana. El Greco lo hizo suyo con dos finalidades: relacionar la historia representada con hechos modernos (la mencionada lucha de Felipe II contra la reforma protestante emprendida por Lutero) e invitar al espectador de la época a penetrar en la escena, a gozar de su contemplación espiritual, extrayendo su significado profundo.

el greco

En este cuadro El Greco demuestra su capacidad para combinar complejas iconografías políticas con motivos ortodoxos medievales. Parece que la obra no fue del total agrado del Rey, por lo que no le hizo más encargos.[1]​
El fallecimiento de Navarrete el Mudo en 1579 provocó la urgente demanda por parte de Felipe II de pintores que continuaran la decoración de El Escorial. El monarca eligió al Greco como uno de los artistas consagrados que trabajarían en los retablos de la basílica, encargándole el que se instalaría en uno de los altares laterales dedicado al Martirio de San Mauricio y la Legión Tebana que mandaba. Considerado uno de los santos patronos en la lucha contra la herejía y debido a la existencia de reliquias en la iglesia, se decidió que su presencia era necesaria. En el siglo III de nuestra era, San Mauricio era el jefe de una legión egipcia del ejército romano en la que todos profesaban el cristianismo. Durante su estancia en las Galias recibieron la orden del emperador Maximiano de realizar una serie de sacrificios a los dioses romanos. Al negarse, la legión que mandaba el santo fue ejecutada, siendo martirizados sus 6.666 miembros.

feedback

Se trata de un cuadro que le ofreció al rey realizar en una visita de éste a Toledo, en cuyo caso se realizaría en esta ciudad ,  o de un encargo del propio rey.   Por tanto la fecha  oscila  entre 1577 y  1580 y en todo caso es anterior a San Mauricio.
Si existen dudas sobre su fecha también  existen dudas sobre su título , como se observa en el encabezado .    En realidad este cuadro es enigmático  debatiéndose sobre su signficado sobre el que existen dos grandes teorías.
–  En el nivel  celestial se produce el milagro, se abre el cielo con un gran resplandor amarillo-dorado , símbolo de la  luz divina ,  y sobre ella el anagrama de  Cristo , IHS, que lleva sobre la H una cruz.
Entre estos dos mundos un espacio sin referencias espaciales con tonos difusos , como algo onírico, en el que se encuentran la puerta del  PURGATORIO con gamas de amarillos y anaranjado.  Algunos parecen ser rescatados del río  ardiendo  .  El Concilio de Trento  y la Contrarreforma impulsaron la necesidad de la penitencia     Por la puerta del Purgatorio entran los que han de purgar sus faltas  de pasar a la Gloria   a la que los personajes del primer plano como Felipe II desean llegar por su defensa de la Iglesia.

El martirio de san mauricio y la legión tebana online

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad