El vagon de tercera clase daumier

El vagon de tercera clase daumier

The third class carriage analysis

Las pinturas se relacionan con las tres acuarelas a tinta y carboncillo, ahora en el Museo Walters en Baltimore – una para cada uno de los vagones de primera, segunda y tercera clase – encargadas en 1864 por George A. Lucas para William Thompson Walters. Tres dibujos del mismo tema también han sobrevivido, quizás calcos, incluyendo uno en la Biblioteca Nacional de Francia. Parece que se trabajaron dos de las pinturas al óleo al mismo tiempo, pero la secuencia de las pinturas no está clara y la de Nueva York quedó inacabada.
La versión en Ottawa de c. 1863–1865 está completa, firmada en el equipaje a la derecha abajo, y fechada. Era propiedad del comerciante de arte Hector Brame cuando fue exhibida en la exposición de Durand-Ruel de 1878.

third class compartment

Las pinturas se relacionan con las tres acuarelas a tinta y carboncillo, ahora en el Museo Walters en Baltimore – una para cada uno de los vagones de primera, segunda y tercera clase – encargadas en 1864 por George A. Lucas para William Thompson Walters. Tres dibujos del mismo tema también han sobrevivido, quizás calcos, incluyendo uno en la Biblioteca Nacional de Francia. Parece que se trabajaron dos de las pinturas al óleo al mismo tiempo, pero la secuencia de las pinturas no está clara y la de Nueva York quedó inacabada.
La versión en Ottawa de c. 1863–1865 está completa, firmada en el equipaje a la derecha abajo, y fechada. Era propiedad del comerciante de arte Hector Brame cuando fue exhibida en la exposición de Durand-Ruel de 1878.

las espigadoras

Honoré Daumier nació en Marsella en 1808, aunque acabaría trasladándose con su familia a París en 1814. Fue un artista bastante curioso y observador, destacando su rápido esbozo. Comenzaría como ilustrador bajo unas ideas bastante radicales, pudiéndose considerar al pintor hijo de la Revolución de Julio de 1830. Su origen humilde sumado a esa ideas revolucionarias, le lleva a alternar sus caricaturas políticas con las de costumbres.
Esta obra junto con el resto de piezas relacionadas, causaron polémica en los círculos artísticos de París. Esta manera tan reivindicativa de representar un ambiente repleto de personas humildes, una escena cotidiana para la mayor parte de los ciudadanos, causó un escándalo que hubiera pasado desapercibido si la misma imagen hubiera estado representada por personajes de primera clase.

wikipedia

El vagón de tercera clase es una de esas obras por las que, irremediablemente, el espectador siente al observarla plena curiosidad e intriga, pues estamos ante uno de esos cuadros donde la introspección psicológica es claramente su punto más fuerte.
«El vagón de tercera clase», pintado por el pintor francés Honoré Daumier (1808-1879) en 1864 usando la técnica del óleo sobre lienzo. Se enmarca dentro de realismo francés, cuenta con unas medidas de 65,5 x 90 cm y actualmente se conserva en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York
El manejo de la luz en este cuadro es magistral, y aunque la gama de colores es escasa, eso no impide que transmita la sensación que Daumier pretendía. Tal vez se tratase de una escena de final del día, cuando los trabajadores se desplazaban desde su puesto de trabajo hasta su casa, de ahí los colores cálidos de la puesta de sol. Recuerda en gran medida -y salvando las distancias- a las obras de Rembrandt y al Barroco, que por cierto, tanto le gustaba.
No obstante el tema es plenamente actual. La obra se enmarca dentro del realismo pleno cuyo objetivo fundamental era el estudio de los usos y costumbres la sociedad para, posteriormente, plasmarlos a modo de denuncia política.

El vagon de tercera clase daumier on line

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad