Imagenes del diario de ana frank

Imagenes del diario de ana frank

Fotos de ana frank a color

El escondite es descubiertoAna comienza con la reescritura de su diario, pero antes de que termine, los oficiales de policía la descubren y arrestan junto con los demás escondidos, 4 de agosto de 1944. La policía también arresta a dos de los protectores.  Hasta el día de hoy, no se sabe cuál fue el motivo para la incursión policial.A pesar de dicha incursión, parte de los escritos de Ana son conservados: dos protectoras salvan a los papeles antes que la Casa de atrás sea vaciada por los nazis.
Ana es deportada a AuschwitzLos escondidos están primero en la oficina de la policía de seguridad alemana (Sicherheitsdienst), de ahí pasan a la prisión en Ámsterdam y el campo de tránsito Westerbork, hasta que los nazis los trasladaron al campo de concentración y exterminio de Auschwitz-Birkenau. El viaje  en tren dura tres días, allí Ana se encuentra con más de otros mil prisioneros, en un vagón totalmente abarrotado, para transporte de animales. Hay poca comida y agua y solo un barril como retrete. A su llegada en Auschwitz, los médicos nazis realizan una selección y deciden quién puede realizar trabajos forzados. Aproximadamente unas 350 personas que fueron trasladadas con Ana son asesinadas, directamente a su llegada, en las cámaras de gas. Ana es enviada al campo de trabajo para mujeres con su hermana y su madre. Otto, en cambio, va a un campamento de hombres.

dibujos de ana frank

Sofía «Jujuy» Jiménez interpretó ayer «Yo no soy esa mujer», de Paulina Rubio, en un nuevo desafío de Showmatch: La Academia. Sin embargo, la polémica se desató luego de que proyectaran de fondo diversas imágenes para graficar la canción como el rostro de Ana Frank, la joven que se escondió en su propia casa de los nazis y que fue llevada al campo de concentración tras ser descubierta.
El escándalo en las redes sociales reportó el momento en el que «Jujuy» menciona: «Yo no soy esa mujer que no sale de casa» mientras se veía a Annelies Marie Frank, cuya historia es símbolo del Holocausto y del diario que escribió durante su encierro, uno de los textos más difundidos de todos los tiempos que remarca que lo que le ocurrió a ella «nunca debe volver a sucederle a nadie».

resumen del diario de ana frank

«Este es el legado de su hija» le dice Miep Gies a Otto Frank cuando le entrega las hojas del diario de Ana. Otto acaba recibir la noticia que sus hijas Margot y Ana fallecieronn de fiebre tifoidea en Bergen-Belsen.
‘Lo que he leído en su libro, es tan indescriptible y emocionante que no puedo parar de leer.’Le escribe Otto Frank en una carta a su hermana el 26 de septiembre de 1945.En un principio, Otto no tiene intenciones de leer los textos de Ana. «No tengo la fuerza para leer», escribe a su madre el 22 de agosto de 1945. Un mes más tarde, cambia su opinión, y no puede dejar de leerlos. Otto decide copiar parte de los textos para la familia en Basilea y comienza con su traducción al alemán.
La recopilación de OttoGracias a la columna de Jan Romein, la editorial Contact de Ámsterdam se muestra interesada. Otto hace una recopilación del diario de Ana, sus textos reescritos del mismo diario y algunos cuentos.Decide, por ejemplo, incluir de todos modos, aquellos textos críticos que Ana había escrito sobre su madre, y luego omitió en su versión reescrita. En dicha versión reescrita, Ana también había dejado de lado el tema de su enamoramiento de Peter, Otto decide incluir esto en su compilación. Pero Otto también elimina algunas cosas, como una parte en la cual Ana critica duramente el matrimonio de Otto y Edith.

frases de ana frank

En 1934 la madre de Anne se trasladó con sus dos hijas a Ámsterdam, donde su marido Otto llevaba ya varios meses preparando sus negocios y la futura vida de su familia. Se fueron a vivir a un barrio nuevo al sur de la ciudad, Rivierenbuurt, donde ya se habían instalado numerosas familias judías procedentes de Alemania, que se sentían más seguras en los Países Bajos que en lo que era en realidad su patria.
A partir de 1933, Otto Frank estuvo a cargo de la sucursal holandesa de la empresa alemana Opekta. En 1938 fundó junto con su amigo Hermann van Pels, un carnicero que también había huido con su familia judía, otra empresa dedicada a la venta de especias. Otto hacía grandes esfuerzos por asegurarse unos ingresos, pues fue testigo de cómo el banco de su padre, que ya había salido debilitado de la crisis económica mundial de 1929, fue expropiado por los nacionalsocialistas.
A los judíos exiliados les preocupaba la amenaza que el ansia de expansión de Hitler podía suponer para los Países Bajos, los cuales intentaban mantenerse neutrales. El 10 de mayo de 1940, la Wehrmacht alemana atacó y ocupó el país. Las tropas neerlandesas se rindieron y la Reina Guillermina huyó a Londres, donde se exilió. Enseguida quedó patente que a los judíos residentes en Holanda les esperaba el mismo destino que a los de los otros territorios ocupados. Otto y Edith Frank vieron que ya no podían ocultarles a sus hijas la situación política. Hasta entonces, los padres habían intentado mantenerlas al margen y simular una cierta normalidad, pero ahora Ana estaba hecha un lío. Su carácter combativo la solía llevar a no plegarse; estaba acostumbrada a imponer sus puntos de vista. Otto intentó varias veces que le concedieran asilo en Estados Unidos o en Cuba, entre otros con la ayuda de su amigo Nathan Straus, quien tenía contactos con la primera dama Eleanor Roosevelt, pero no tuvo éxito.[8]​

Imagenes del diario de ana frank online

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad