Contabilizar factura con suplidos

Contabilizar factura con suplidos

Asientos contables de facturas emitidas

En ocasiones cuanto encargamos un trabajo a un tercero, por ejemplo un despacho de aduanas, la renovación de una tarjeta de transporte, la reforma de una oficina, nuestro proveedor realiza y liquida en nuestro nombre diversas gestiones accesorias al trabajo en si mismo, como puede ser el pago de licencias o tasas, la contratación de otros profesionales, etc. En estos casos nos encontraremos con que en la factura que nos aporta nuestro acreedor o proveedor aparecen las cantidades que este ha satisfecho en nuestro nombre pero que no se corresponden con sus honorarios ni con la base imponible de los mismos.
En estos casos tenemos dos facturas, la de nuestro acreedor o proveedor, y la del tercero al que ha realizado un pago en nuestro nombre, pero tan sólo tenemos un pago a nuestro acreedor o proveedor. Para solventar esta situación utilizaremos la cuenta

registro contable de pago por cuenta de terceros

Por poner un ejemplo, un arquitecto realiza un proyecto de obra para tramitar una licencia, facturará, al cliente que le ha contratado, sus honorarios por su labor en dicho proyecto y eso sí es, para él, un ingreso y debe repercutirle el IVA que corresponda.Pero además el arquitecto paga gastos necesarios para la tramitación de la licencia como las tasas por licencia de obra, otras tasas (como, por ejemplo un visado del Colegio de Arquitectos) y paga también un impuesto municipal sobre construcciones y obras.Todos estos gastos no son, para el arquitecto, gastos ni ingresos y se los cobrará a su cliente en su factura pero no como honorarios sino como suplidos.
Sin embargo si el pago que repercutimos lo hemos pagado contra factura con IVA nos encontramos con que nos han repercutido un IVA que no podemos deducirnos y tampoco podemos cargarlo a nuestro cliente al que se lo cobramos totalmente (incluido el IVA) pero sin que se lo pueda deducir.
La doctrina del ICAC establece que los suplidos deben ser computados en una cuenta del grupo (55) Otras cuentas no bancarias por lo que, si el suplido lo pagamos por un cliente que no tiene otra relación con nuestra empresa, deberemos acudir a la cuenta más neutra de este grupo que sería la (555) Partidas pendientes de aplicación con la que creamos, por ejemplo, la (5550) Suplidos. Vamos a poner dos ejemplos:

cuenta 55

En ocasiones cuanto encargamos un trabajo a un tercero, por ejemplo un despacho de aduanas, la renovación de una tarjeta de transporte, la reforma de una oficina, nuestro proveedor realiza y liquida en nuestro nombre diversas gestiones accesorias al trabajo en si mismo, como puede ser el pago de licencias o tasas, la contratación de otros profesionales, etc. En estos casos nos encontraremos con que en la factura que nos aporta nuestro acreedor o proveedor aparecen las cantidades que este ha satisfecho en nuestro nombre pero que no se corresponden con sus honorarios ni con la base imponible de los mismos.
En estos casos tenemos dos facturas, la de nuestro acreedor o proveedor, y la del tercero al que ha realizado un pago en nuestro nombre, pero tan sólo tenemos un pago a nuestro acreedor o proveedor. Para solventar esta situación utilizaremos la cuenta

gastos suplidos

Por poner un ejemplo, un arquitecto realiza un proyecto de obra para tramitar una licencia, facturará, al cliente que le ha contratado, sus honorarios por su labor en dicho proyecto y eso sí es, para él, un ingreso y debe repercutirle el IVA que corresponda.Pero además el arquitecto paga gastos necesarios para la tramitación de la licencia como las tasas por licencia de obra, otras tasas (como, por ejemplo un visado del Colegio de Arquitectos) y paga también un impuesto municipal sobre construcciones y obras.Todos estos gastos no son, para el arquitecto, gastos ni ingresos y se los cobrará a su cliente en su factura pero no como honorarios sino como suplidos.
Sin embargo si el pago que repercutimos lo hemos pagado contra factura con IVA nos encontramos con que nos han repercutido un IVA que no podemos deducirnos y tampoco podemos cargarlo a nuestro cliente al que se lo cobramos totalmente (incluido el IVA) pero sin que se lo pueda deducir.
La doctrina del ICAC establece que los suplidos deben ser computados en una cuenta del grupo (55) Otras cuentas no bancarias por lo que, si el suplido lo pagamos por un cliente que no tiene otra relación con nuestra empresa, deberemos acudir a la cuenta más neutra de este grupo que sería la (555) Partidas pendientes de aplicación con la que creamos, por ejemplo, la (5550) Suplidos. Vamos a poner dos ejemplos:

Contabilizar factura con suplidos of the moment

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad