Colores para comida mercadotecnia

Colores para comida mercadotecnia

Que color es mejor para un negocio de comida

Estos dos colores son otros de los preferidos en la alimentación. Recuerdan a frutas y cítricos. Evocan naturalidad, sabor, intensidad y frescura. Y además¿Cómo influye el color en los alimentos que elegimos?
El verde nos suele recordar a las verduras y hortalizas, por lo que lo asociamos con frescura y salud. Sin embargo, algunos alimentos cuando empiezan a ponerse malos toman esta tonalidad, como la carne, pero ese significado solemos relacionarlo menos. Y además¿Cómo influye el color en los alimentos que elegimos?
Este color en alimentos nos hace desconfiar. No es natural, por lo que nos inspira que algo es artificial y no suele producir una atracción inmediata. De hecho, tanto las gominolas como los dulces con este color son elegidos en menos ocasiones. Y además¿Cómo influye el color en los alimentos que elegimos?
Con el color morado en alimentos sucede lo mismo que con el azul, pero con una diferencia: hay algunas verduras o frutas, como la berenjena o algunas uvas, que son moradas, por lo que esta tonalidad también puede evocar alimentos sanos. Y además¿Cómo influye el color en los alimentos que elegimos?

colores llamativos para logos

La importancia del color en alimentos: Los colores influyen en el apetito. La forma en la que percibimos un color u otro condiciona nuestra apreciación de, en este caso, los alimentos. Sin embargo, esta máxima es extensible a la mayoría de cosas.
Es uno de los colores más intensos del espectro. De hecho, todo cobra más energía cuando es de color rojo. Este color eleva el ritmo respiratorio, aumenta la presión arterial y estimula nuestro apetito. Por eso mismo, es uno de los colores infaltables en los platos de los chefs más prestigiosos.
Es un color cálido que se asocia a los cítricos y, por consiguiente, a la vida sana. Suele tener una repercusión «activadora» del organismo. En este sentido, aumenta el suministro de oxígeno al cerebro, estimula la actividad mental y… nos da mucha hambre.
El azul nos da tranquilidad y calma. Ahora bien, este color aparece rara vez en los alimentos naturales y por ello es supresor del apetito. Por eso, algunos expertos recomiendan instalar una luz azul en el refrigerador cuando estamos a dieta para reducir nuestros impulsos de comer.

colores que despiertan el apetito

La gastronomía no es sólo sabor; los colores también tienen un gran peso en la percepción visual, emocional y el comportamiento humano, y no hacemos referencia solamente al aspecto de la comida, sino también al color de la pared, al material y tonalidad de las mesas, manteles, servilletas, carta o logotipo del restaurante.
La teoría del color por Johan Wolfgang von Goethe, nació tras estudiar las respuestas de los seres humanos ante la exposición de distintos colores, finalmente se llegó a la conclusión de que existe el color dependiendo de la forma de interpretación de cada uno.
Él exponía que además de los colores ya codificados blanco y negro, existen otros dos colores primarios, el rojo y el color brillante y resplandeciente, que él solía definir con los sinónimos lamprony stilbon. Todos los demás colores nacen de la mezcla entre estos cuatro colores primarios en una proporción que no se puede definir con precisión por el hombre, porque está determinada por las divinidades.
En este punto, tal y como transmite Michael Pastoureau, el simbolismo de los colores cobra fuerza, sobre todo, en el mundo occidental cristiano y se empiezan a relacionar colores con conceptos: rojo a la gula y lujuria, amarillo a la envidia, verde a la soberbia, blanco a la pereza y negro a la ira y avaricia.

colores para negocios de comida

La importancia de los colores es especialmente significativo en los negocios de comida rápida: colores como el rojo y el amarillo son muy usados en estos negocios. ¿Por qué? Los colores inciden en nuestra apreciación del sabor, y así, influyen en nuestro apetito.
El carácter dinámico del rojo, es utilizado por restaurantes y cadenas de comida rápida para colorear sus estancias. El uso de este color hace que aumente la sensación de hambre y la estimulación. Además, facilita la rotabilidad de las personas (todo lo contrario de lo que pasaría si utilizáramos un azul), lo cual hace que la gente permanezca menos tiempo en los restaurantes y aumente la rotación de las mesas.
Puede fomentar las ventas en todo tipo de áreas de comedor, incluyendo cafés, bistros y comedores, mientras estimula el apetito y la conversación. Si están rodeados por el color, los clientes comerán, hablarán y pasarán períodos de tiempo más prolongados, lo que resultará en gastar más dinero, ya que el naranja se asocia con un buen valor.

Colores para comida mercadotecnia on line

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad